Blogia
La información más veraz te la dá CC.OO.

06.09.08.- Gerente del SESPA: "Probablemente no hemos sabido comunicarnos".

06.09.08.- Gerente del SESPA: "Probablemente no hemos sabido comunicarnos".

El Servicio de Salud aplaza la modificación del horario y elabora una reforma que incluye más autonomía para los centros y los profesionales

 

El Sespa pospone la jornada de tarde en primaria para aplacar a los médicos

 

 

Oviedo, Pablo ÁLVAREZ para  La Nueva España      

 

Ya no se habla de imposiciones, sino de pararse, apaciguar los ánimos de los trabajadores -particularmente de los médicos- y elaborar un plan más consensuado y más amplio, del que no sólo se destaquen los elementos más polémicos. Ésta es la nueva estrategia diseñada por los responsables del Servicio de Salud del Principado (Sespa) con el fin de enfriar el conflicto generado por el proyecto que establece que los profesionales de los centros de salud trasladen a las tardes una parte de su jornada ordinaria. El horario actual va de las ocho de la mañana a las tres de la tarde.

 

Elena Arias, gerente del Sespa, explicó ayer a este periódico la nueva filosofía de su departamento en relación con el asunto que más polvareda ha suscitado en lo que va de año en el sector sanitario regional. El nuevo modelo, que se halla en fase de diseño, incluye una mayor autonomía de los centros de salud -que dispondrán de un responsable dotado de más competencias que los actuales- y un mayor protagonismo en la gestión por parte de los profesionales, quienes podrán tomar decisiones sobre el modo de emplear los recursos disponibles.

 

Semanas atrás, los principales responsables sanitarios habían subrayado un mensaje: si los trabajadores de atención primaria no se avenían a un acuerdo relativo a la jornada de tarde, la Administración sanitaria se vería obligada a imponer su postura.

 

Tanto Elena Arias como el consejero de Salud, Ramón Quirós, esgrimían un objetivo fundamental: propiciar una mejora de la asistencia sanitaria a aquellos usuarios que no pueden acudir a su médico de cabecera por las mañanas. Y argumentaban que este desafío formaba parte de su responsabilidad como gestores y no podía quedar al albur de un acuerdo con los profesionales que se presumía casi inviable.

 

Sin embargo, las autoridades sanitarias nunca quisieron dar por rotas las negociaciones. En la última reunión con los sindicatos, se comprometieron a presentar un documento más concreto con el objetivo de debatirlo a principios de este mes de septiembre. Pero los planes han cambiado. Y el tono del discurso, también.

 

El nuevo discurso habla de «reconducir las cosas». Más en concreto, de ralentizar los plazos, destensar las relaciones Administración-trabajadores y elaborar una propuesta de mejora de la atención primaria de mayor calado y en la que la jornada de tarde no cope la práctica totalidad de la discusión y de las controversias que se trasladan a la opinión pública.

 

Aunque aún no está cerrado, el nuevo calendario relativo a la jornada ordinaria de tarde prevé poner en marcha un plan piloto antes de que concluya 2008. Y no será hasta 2009 cuando el nuevo modelo organizativo esté totalmente desplegado.

 

«Probablemente no hemos sabido comunicarnos. Tenemos que facilitar la accesibilidad de los usuarios a los servicios sanitarios, pero en el marco de un planteamiento más global y de un proceso en el que también participen los profesionales», señaló Elena Arias.

 

La gerente del Sespa precisó que este gesto de distensión no afecta a la implantación de las guardias en horario vespertino, una medida que se está poniendo en marcha de forma paulatina en los centros de salud urbanos de Asturias. Los de Oviedo serán los últimos en asumirla. Lo harán previsiblemente a finales de este mes, tras la incorporación, el próximo martes, del nuevo gerente de atención primaria, José Antonio Noya Mejuto (hasta el momento director médico de primaria en el área de Langreo), quien sustituye a Florencio Fernández Ámez.

 

También el proyecto de las guardias en horario de tarde se ha topado con una fuerte oposición por parte del personal. Sin embargo, Elena Arias estima que «la realización de guardias es inherente al desempeño del puesto de trabajo».

 

La máxima responsable del Servicio de Salud anticipó algunos aspectos que delinearán la reorganización de la atención primaria. Entre ellos destaca el nombramiento de coordinadores para los centros de salud. Esta figura tendrá más atribuciones que hasta el momento, lo cual se traducirá «en una gestión más descentralizada y en una mayor autonomía» de cada equipamiento.

 

En la misma línea, el Sespa impulsará la creación de unidades de gestión clínica, que podrían tomar como referencia cada centro de salud, un área sanitaria entera o incluso una simbiosis de trabajadores de centros de salud y hospitales.

 

La gestión clínica implica que un determinado grupo de profesionales suscribe con la Administración un contrato-programa que fija los recursos de los que la unidad está dotada y los objetivos que se le exigen. A los propios trabajadores les corresponde adoptar las medidas que estimen más idóneas para llevar adelante el cometido que se les encomienda.

 

La nueva filosofía, advierte Elena Arias, ha de estar presidida por dos palabras que en la actual legislatura se ha convertido en lema recurrente para los gestores sanitarios: sostenibilidad financiera.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres